Logo header_left

Boto Menu Movil

Blanqueamiento

Para llevar a cabo un blanqueamiento se deben cumplir las siguientes condiciones en el paciente:

  • las superficies de los dientes deben estar limpias y sin placa dental.
  • se requiere una higiene dental muy cuidadosa.
  • las encías deben ser sanas.
  • no debe haber presencia de caries, ni infección, ni obturaciones filtradas.

En determinadas situaciones no está indicado someterse a un tratamiento blanqueador:

  • durante el embarazo o en periodo de lactancia.
  • pacientes con prótesis fija en los dientes anteriores.
  • en pacientes muy jóvenes (menores de 13 años).
  • en caso de hipersensibilidad dental.

El tono de los dientes es una característica innata, ya que viene condicionada por genética. Esta tonalidad depende del grosor y calidad del esmalte (que es casi transparente) y del color y calidad de la dentina de cada diente.

La mala higiene bucal es una de las causas de la aparición de manchas sobre el esmalte y el oscurecimiento de los dientes. Por ello, es importante cepillarse los dientes después de cada comida y el uso la seda dental.

Además debemos evitar el consumo excesivo de café, té, tabaco, vino, chocolate y de bebidas azucaradas, sustancias que pueden oscurecer nuestros dientes.

Blanqueamiento en casa: Cuando se realiza el blanqueamiento en casa debe ser siempre con supervisión de un odontólogo y revisarlo a la consulta una vez por semana.

Para poder aplicar el gel blanqueador, el odontólogo hará unos moldes de la boca para confeccionar una férula transparente que encaja en la arcada dental. En estas férulas se coloca el agente blanqueador. El paciente deberá usar entre 3-5 horas diarias durante aproximadamente 12-20 días, dependiendo del criterio del profesional en cada caso. El hielo actúa sin efectos que perjudiquen los dientes, aunque esto puede causar hipersensibilidad de los dientes y encías al retirar las férulas. En este caso utilizaremos un tratamiento contra la sensibilidad dental recetado por el profesional. No se debe llenar en exceso con gel blanqueador para que la encía no sufra ningún daño. Al colocar las férulas en la boca se debe eliminar el sobrante, con un cepillo de dientes limpio y húmedo o una gasa.

Blanqueamiento en la clínica: Con estas técnicas los resultados son más inmediatos, pero no mejores que los tratamientos realizados en casa. El profesional protege la encía con un producto y aplica el gel blanqueador, mediante una luz acelera el proceso de manera que conseguimos resultados muy rápidamente.

Se aconseja que no se consuma nada que pueda manchar los dientes durante el tratamiento: café, té, coca-cola... Los resultados del blanqueamiento son a largo plazo, aunque tendremos que hacer algún recordatorio pasados unos 2 años.